Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Arte naif

Surge en Francia a finales del siglo XIX como una nueva manifestación artística, aquel movimiento que fue desarrollado por un grupo de artistas al que denominaron naifs o aficionados por el hecho de no dedicarse la pintura como actividad principal, sino al margen de sus respectivas ocupaciones profesionales.

No tuvieron formación académica, en todos los casos fueron creadores autodidactas.

El auto didactismo que practican la mayoría deriva del deseo de huir del academicismo para conseguir unas manifestaciones artísticas menos contaminadas por los convencionalismos.

Se le ha calificado también de ingenuo, pero esta ingenuidad no debe ser considerada de forma peyorativa, sino que está ligada a la búsqueda de la simplicidad para ofrecer así una visión del mundo sincera y exenta de artificios

El término naif en francés significa ingenuo, este movimiento no es muy reconocido ni popular, tampoco relacionado al cubismo ni al surrealismo.

En 1870, Arthur Rimbaud utiliza la palabra naïf en su poema “En el Cabaret Vert, las cinco de la tarde (Au Cabaret Vert, cinq heures du soir)” para designar representaciones pictóricas «torpes”: «Yo contemplé los temas muy ingenuos del tapiz».

Se le caracteriza por la ingenuidad y espontaneidad, el autodidactismo de los artistas, los colores brillantes y contrastados y la interpretación libre de la perspectiva o incluso la ausencia de ella, la simplicidad de sus formas, dejándose llevar por la imaginación

No obstante, cuando esta estética es emulada por un artista capacitado, el resultado a veces se llama primitivismo, arte pseudonaíf, ​o falso arte naíf.

El principal representante de esta corriente artística fue Henri Rosseau (1844-1910).

Fue conocido con el sobrenombre de «el aduanero» debido a su trabajo en la oficina de Aduanas de París. Aunque esta era su ocupación oficial, su verdadera pasión era la pintura, a la que se volcará por completo una vez que en 1983 se jubila.

Sus cuadros chocaron con los convencionalismos de la sociedad burguesa del momento al recurrir a las técnicas realistas consideradas pasadas de moda. Pero esta peculiar manera de representar la realidad fue inmediatamente valorada por otros artistas como Kandinsky, Picasso o Braque.

Sin ser falso lo que pinta, tampoco es verdadero. Sus intereses temáticos se centraron principalmente en retratos y paisajes que desarrolló a partir de un lenguaje de gran ingenuidad e importantes dosis de fantasía.

Como consecuencia de su autodidacta formación, se singularizó por el carácter extremadamente lineal, el empleo de unas perspectivas de gran convencionalidad aunque ligeramente sesgadas y el empleo de armónicos y sutiles colores, lo que se tradujo en unas producciones de naturaleza intemporal e imágenes arquetípicas reducidas a la esencia.

Sus principales obras son:

  • La Encantadora de Serpientes
  • La Gitana Dormida

Otras obras:

  • Retrato de Pierre Loti
  • Alegoría de la guerra.

Otros pintores naif franceses más destacados:

Louis Vivin (1861-1936)

Sus composiciones son de gran minuciosidad y su dibujo es muy preciso. Son típicas sus evocaciones de edificios de París, que aparecen representados ladrillo a ladrillo. En su obra Mi pueblo Hadol en Los Vosgos” destaca la inmovilidad de las edificaciones y la perspectiva que no da profundidad al paisaje.

Camille Bombois

Es muy aficionada a representar con gran espontaneidad opulentas figuras femeninas y escenas de feria y de circo, en el que había trabajado como atleta.

Sus desnudos exaltan el poder de la feminidad y hacen pensar en las mujeres de la prehistoria. Toda su fuerza reside en la precisión y energía del dibujo, que confiere a las figuras planas su relieve y su fuerza.

Desnudo con trazos en alto.

André Bauchant (1873-1958)

Era jardinero de oficio y empezó a pintar cuando contaba con cuarenta y cinco años. Prefirió las composiciones históricas o mitológicas y las trató con una grotesca seriedad.

Fiesta de la liberación de París.

Séraphine Louis (1864-1942)

Trabajaba como asistenta. Los cuadros de esta pintora, que había de perder la razón más tarde, tienen como tema flores y frutos de una fascinante original belleza, próxima al misterio de lo surreal.

Árbol, El árbol del Paraíso.

Video sobre Arte Naif

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: