Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

En el Cabaret Vert, las cinco de la tarde

Arthur Rimbaud

Hace ocho días, me había roto las botas

En los guijarros de los caminos. Entré en Charleroi.

– En el Cabaret-Vert: Pedí lonchas

De mantequilla y jamón medio frío.

Bendito, estiré las piernas debajo de la

Mesa verde: Yo contemplé los temas muy ingenuos

Del tapiz. – Y fue adorable,

Cuando la chica de enormes pezones, ojos brillantes,

– ¡Ese, no es un beso lo que le da miedo! –

Riendo, me trajo rebanadas de mantequilla,

Jamón tibio, en un plato de colores,

Jamón rosado y blanco perfumado con un diente

De ajo, – y me llena la taza inmensa, con su espuma

Que doraba un rayo de sol tardío.

En el Cabaret Vert, las cinco de la tarde
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: